Un Dia en la Vida de...

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Eladio Cazacuervos el Lun Ene 10, 2011 4:24 am

Retomando la idea de los Foros de Facebook, ITT es para poner viñetas de un dia en la vida de nuestros personajes!

-------------

El viento susurra sus secretos, por igual oportunidades y desgracias, a aquellos que son suficientemente corteses para prestarle atencion. Es solo cuestion de guardar silencio, resistir su... caricia y escuchar. Que lo sabre yo, que alguna vez fui el viento mismo que hacia andar la boveda celeste en el siete veces maldito infierno que tejio la Señora del Eterno Descanso. El burocrata de los mil pactos que ataban y hacian vivir esa eterna tormenta de nieve. La helada que llegaba subitamente y segaba la vida de aquellos que habian cumplido las expectativas de la aberracion sin alma que nos regia a todos. Algunos rogaban, entregando a sus "hijos" o a su "ganado", suplicando por piedad como si creyesen que yo tenia alguna voluntad en el destino que les deparaba... como si Ella me hubiera dejado alguna alternativa respecto a como gastar la moneda de la clemencia... como si Ella me hubiera dejado algo de misericordia cuando me rompio...

Despues de administrar los Cielos y la Nieve, esto... esto es refrescantemente sencillo.

- Licenciado Cazares... ta' bien, Lic? Pasa algo?

Si. Si pasa algo, animal. Recuerdos. Remordimiento. Reproche. Algo de lo cual tu no sabrias nada, verdaderamente nada, hasta que los Otros te arrancaran de tu cama, te rompieran el alma en pedazos, violaran tu mente con sangre y carne y te echaran al suelo para destejer tu cuerpo hilo por hilo, hueso por hueso hasta que de ti solo quede un hatajo de lagrimas y recuerdos. Recuerdos...

- No abogado. Todo en orden. Esta es la quinta, espero que recuerde nuestro convenio.
- Ah, que mi Cazares! Pos claro que me acuerdo, la quinta le toca a usted. A plata limpia, Ernesto, le podrias sacar mucho mas a esto. Si quieres quedarte tambien con la sig--
- Una de cada cinco es... suficiente.

Suficiente si, por el momento. Pero pronto se necesitara mas. La Ley de Hielo nos enseña a tomar solamente lo necesario para evitar llamar atencion indeseada sobre las propias acciones y planes. Habra que conseguir otro huerto. Tomar mas de este llamaria la atencion... y necesitaremos mas. La rueda eterna de las Estaciones casi termina su primer giro desde que un grupo de Perdidos, por algun capricho insondable del Fatum, decidieron encontrarse y desafiar a los Otros, los Tejanos y una multitud de enemigos ocultos y tiranos deseos para construirse un hogar. Una Fortaleza...

- Pinches putos! Yo si pague, cabrones! Esta es mi casa! Todo mi pinche patrominio!
- A ver, mi poli. Me tranquiliza a este cabron por favor.

Los policias que estan ahi siempre en este tipo de diligencias sonrien. Las macanas caen, una y otra vez sobre el hombre joven, delgado, de bigote ralo y ojos rojos. Esta tan enojado que sigue gritando mientras le dan la paliza, hasta que un golpe encuentra su quijada y con un sonido humedo y seco, los gritos de furia se convierten en balbuceos de dolor. La calle de este barrio de San Nicolas, se tiñe de rojo. Atras, viendo como sacan sus muebles y toda su vida a la calle, estan su esposa y un niño que supongo es su hijo, ambos llorando en silencio. Demasiado temerosos para intervenir. Y lo mas ironico es que el hombre tiene razon.

- Pos no nos llego tu pago, cabron! Una puta pena que no hayas respondido a los citatorios en tiempo tampoco, porque ahora si ya estas chingado de todos lados!
- Abogado, sigamos con la diligencia.

Un favor pedido a la persona indicada. Documentos que nunca llegaron a alguna subdelegacion olvidada de la Secretaria de Obras Publicas. Pagos hipotecarios que llegaron un dia despues de lo necesario al banco, a pesar de ser entregados en tiempo y forma. El viento susurra sus secretos, oportunidades y desgracias por igual. En las salas, oficinas y delegaciones de la araña enferma que es la burocracia estatal, soy uno de los pocos que tiene la cortesia de escuchar al viento. Es tan simple.

- Señor! Porfavorcito, señor! Dejenos quedarnos con nuestra casa! Es todo lo que tenemos!

Veo al niño llorando. Esta en el suelo frente a mi, afianzado a mi zapato mientras suplica. Esta es la casa en la que ha vivido toda su vida, un simbolo solido de la seguridad que le da su familia, de los dias de primavera sin problemas que hasta hoy le ha tocado experimentar. Su pesar es tan intenso, sus lagrimas tan autenticas que por un segundo se me nubla la vista. Aqui, como en Arcadia, el pesar mas fuerte es aquel de un inocente cuando deja de serlo. Lo miro directo a sus ojos y le respondo seca y mesuradamente.

- A tu padre no le alcanzo el dinero para conservar tu casa. Culpalo a el, o a ti, por no haber hecho nada para evitarlo. Yo solo hago lo que tengo que hacer.

El niño deja de hablar, pero sus ojos siguen derramando lagrimas. "Lagrimas en silencio", alguna vez dijo la sombra de una cascada congelada en Arcadia. Un policia se lo lleva, echandolo con su madre, quien lo abraza y se va corriendo. La mujer no voltea a ver a su marido, quien esta siendo arrojado a la parte trasera de la patrulla. Desacato a la autoridad, seguramente.

- Pos no se diga mas, mi Lic. La diligencia ya esta terminada, la casa es suya. Las firmas y las actas las vemos despues de la comida, le parece? Es que tengo que ir a la primera comunion de m'ijo. Digo, le hacemos como siempre, verda?
- En efecto. Tan pronto escuche de otro proce--

El celular suena. El numero me es familiar. Al otro lado de la linea esta un Perdido, menos de un mes de haber escapado a traves del Seto. El Abogado me observa y hace un gesto de "nos vemos despues", mientras trota a su auto. Tiene prisa, tiene que ir a la primera comunion de su hijo. Contesto, mientras veo la casa. No es una fortaleza, y mucho menos esta hecha de cantera, pero sera suficiente. Mi voz es baja en una calle que se va quedando desierta.

- Don Eladio? Este... este es el telefono que me paso la otra vez, no lo agarro ocupado? Siempre si me pudo echar la mano con aquello que le platicaba?
- Naturalmente. El lugar estara listo para que lo habites a partir de mañana. Tendras que mantener un perfil bajo, como habiamos acordado.
- G-gracias, don Eladio! La neta ya estaba poniendose muy dificil sin un lugar fijo donde quedarme!
- El Invierno cuida de los que son leales a la Fortaleza. Recuerda, las oportunidades se presentan a aquellos que escuchan.


Última edición por Eladio Cazacuervos el Vie Ene 21, 2011 12:31 am, editado 2 veces

_________________
Radio Duende Libre (Twitter): http://twitter.com/#!/XRDLmty
DevArt (Wally): http://tunatorpedo.deviantart.com/
avatar
Eladio Cazacuervos

Mensajes : 142
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : La Fortaleza de Cantera

http://tunatorpedo.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  El Cuentista el Mar Ene 11, 2011 1:03 am

Pocas hay mas ciertas que el extender un manto sobre los amigos siempre le cuesta a alguien mas unas pocas gotas de SANGRE...
avatar
El Cuentista

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 11/01/2011

http://lapuertadearcadia.estaabierta..lost

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:18 pm

Pie Futil...

Hoy llegaron unas personas preguntando por la casa, pasa una o dos veces por semana. En esos dias regreso a las alcantarillas. Desde que las deje por las lluvias, no tuve de otra que esconderme en la casa de mi antigua familia. Ahora que esta abandonada es un lugar muy comodo para pasar la noche. Tal vez deba rentar aqui.

En las noches voy por un cafe a algun oxxo. A veces recojo libretas viejas de la basura en escuelas. Tengo una plumafuente vieja que uso para escribir cartas.

Desde la coronacion he tenido mucha correspondencia con mis hermanos lideres de corte. A veces paso toda la noche escribiendo mis respuestas, ya se me esta acabando la tinta.

El ruido suave de la brisa nocturna, cargado del olor de el agua atorada en una bañera que que nadie usa ya, es solo rasgado por el sisear de la pluma sobre la tinta.
La gente que pasa afuera de la casa de la esquina, dice que desde aquel lunes, donde se cumplio un año de aquel dia, se oyen luces, y que a veces se ven pasos.
Una señora vieja, que vende afuera de su casa chicles y dulces, dice que el fantasma del dueño de la casa regreso.
Y que se le puede oir llorar en las noches de lluvia.


Última edición por Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:23 pm, editado 1 vez
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:21 pm

Marité Malsonante...

Y hoy me levanté, igual que siempre, puntual. Hice mis ejercicios, compuse dos o tres canciones - no recuerdo, la verdad - y después me fui al parque, a caminar... como no es fin de semana no hay evento en el salón y mi turno nocturno en la fábrica me está terminando de matar... pero es el único trabajo que me deja hacer lo que me apasiona.

Lo chistoso es que ya no funciona como antes... ya no obtengo alegría de los niños que sonríen o de las madres que me ven, agradecidas, aunque con un dejo de desconfianza por el tono extremadamente rosado de mi piel... hoy me puse a platicar con varias, y aparentemente, ya estoy en "edad", dicen... se pusieron a hablar de sus hijos mientras yo los veía a todos pasar corriendo, aguantándome las ganas de ir a correr y dejándome consumir por los temas de la gente de MI edad, o al menos que lo aparenta...

Pero se fueron cuando empecé a reírme sola y después subí las piernas a la banca... es que una bostezó y se declaró aburrida y es de esas cosas con las que todavía no puedo, y duele, y es feo y... uuuuh, ¡mariposa!

"Esa payasa es muuuuuuy rara, comadre." Esto lo decia una señora enfundada en unas mallas negras, con un top que pretendia ser coqueto, mientras conversaba con otras mujeres que habian traido a salon de fiestas infantiles a sus retoños.

"Ay si, de hecho la estaba viendo el otro dia, y se me hace que ya llego a los treinta, si no es que mas." Asi contesto la mayor de las dos, la cual vestia un traje de sastre beige, tipico de una secretaria, con su tipica pañoleta multicolor, quitandole la poca elegancia que podia tener su uniforme de oficina.

"Pues la otra vez le pregunte que si todavia podia tener hijos, y me miro feo. A mi se me hace que es." Pantalones Negros hizo una pausa, donde bajo la voz, mientras miraba a sus contertulias.
"Lesbiana.
O es una quedada amargada."

La mas joven de las dos, vestida con un pantalon de mezclilla, y una blusa amarilla, sion mangas, con la apariencia de una adolescente que de repente tiene que pasar tiempo con las abuelas, fruncio el ceño.

"¿Se han dado cuenta que los chistes raros que cuenta?
La oi decir uno muy feo, dodne preguntaba que es amarillo y se vuelve rojo cuando aprietas un boton."

Las otras dos se le quedaron viendo con curiosidad.
"Un pollito en una licuadora.*

De las gargantas salio una mezcla muy curiosa de horror y consternación.

"¡Que horror!"
"¿Como se atreve?"
Blusa amarilla entonces dijo:
"Los niños se rieron."

Pantalones Negros y Traje Beige la miraron con la fascinacion que un humano muestra cuando esta cavando en su jardin y se encuentra un nido de lombrices.

Mientras tanto la música ritmica se repetia y repetia:

"¡Si no hallas la llave, no la dejes de buscar!
En los suelos, en los cielos
En los pisos, en los pozos
¡En algún lado la podrás encontrar!

¡Tu siempre te puedes soltar!
¡Nada te puede amarrar!
¡Tu siempre te puedes soltar!
¡Nada te puede amarrar!"

El coro se repetia una y otra vez.
Hasta llegaba a sonar como algo importan
te.


Última edición por Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:24 pm, editado 1 vez
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:22 pm

Flasker...

Caminando por las calles poco después de la puesta del sol, se detiene a ver una televisión de plasma en donde se ve una película de vaqueros en el aparador de una tienda de electrónica. Sonríe y sigue caminando. Cosas pasan por su cabeza, preocupaciones, acertijos. Unas cuadras más adelante unos muchachos juegan con juegos de video donde se disparan con criaturas claramente no de este mundo. Por desgracia las cosas no son así, pero acepta que sería divertido que lo fuera. Luego al llegar a la plaza un hombre pintado y vestido de plateado permanece inmóvil sobre un cajón, se mueve poco y cuando lo hace provoca zumbidos. Lo miro esperando que se moviera y reto sus ojos a parpadear pero permaneció quieto hasta que una chica dejo unas monedas en su alcancía. La estatua humana se movió para agradecer a la chica acompañada de los zumbidos. Luego se aleja de nuevo regresando a su reflexión.
Casi a la media noche, llega a su apartamento, se quita el sombrero y cuelga su maletín sacando a Virgilio para dejarlo en el borde de la ventana, acerca la silla para mirar a la calle, prepara su pipa y la enciende. Mirando a la calle a los coches, las personas y como han cambiado. Finalmente susurra para sí mismo las palabras que llevan rondando su cabeza los últimos días. “Chapado a la antigua”


Última edición por Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:24 pm, editado 1 vez
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:22 pm

Arya...

Me gusta este aire, es fresco fresco, todavia cargando algunas gotitas de lluvia que chocan contra mi cara.
Estoy en la azotea del horrendo edificio donde esta mi departamento, es un lugar claustrofobico, sucio, centrico, pero es el unico al que puedo aspirar con mi pobre salario. Trabajo en un Oxxo que me queda a unas cuantas cuadras, es estrategico, pero tampoco me gusta... Odio a todas esas personas ilusas que creen pueden robarse algo de la tienda sin que les vea y sin pistola; Se sonrojan enormemente o muestran ojos indignados, descubiertos, cuando les digo que se saquen las galletas de la bolsa, o los innumerables sobresitos de catsup.
De momento no me ha tocado alguno de esos dichosos asaltos a mano armada... Quiza sea por mi horario. Prefiero tener las noches libres. Noches para estar aqui, arriba, viendo el cielo, sintiendo el aire, la lluvia... Queriendo aventarme, que me lleve la brisa.
Las gotas estan cayendo mas pesado, me enfermare, sera mejor que baje...
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:25 pm

Aqua...

Un fuerte golpe lo tira al piso. La vista nublada. "¡Uno!" Está tirado en la lona. "¡Dos!" Apenas puede ver la sangre que sale de su boca. "¡Tres!" Los ladridos de los perros en sus jaulas. "¡Cuatro!" Se encorva. "¡Cinco!" Se levanta. "¿Puedes continuar?" La bodega clandestina contiene los gritos de la muchedumbre. "¡Mata! ¡Mata!" Le piden sangre. "¡Mata! ¡Mata!" No quiere dejarse llevar. "¡Mata! ¡Mata!" No puede contenerse. "¡Mata! ¡Mata!" Esquiva. "¡Mata! ¡Mata!" Recuerda el dolor de ser inmolado en vida. "¡Mata! ¡Mata!" Bloquea. "¡Mata! ¡Mata!" Recuerda al monstruo. "¡Mata! ¡Mata!" Recibe un cruzado en la mandíbula. "¡Mata! ¡Mata!" Recibe otro de regreso. "¡Mata! ¡Mata!" Atrapa en su mano el puño de su adversario. "¡Mata! ¡Mata!" Recuerda arcadia. "¡Mata! ¡Mata!" Recuerda a... "¡Mátalo Ramírez!" Siente el fuego de su ira.

Rojo. Negro. Rojo. Negro. Rojo. Negro. Rojo... Negro...

Un cuerpo cae en la lona.
Sangre y silencio.

Vitoreo. Silbidos. Aplausos. Se pagan las apuestas. "El ganador de esta noche es ¡T. Ramirez!" El árbitro levanta su brazo. Tank no voltea a ver a nadie. El acabar a un hombre a golpes ya no es para él un logro. Se ha convertido solamente en... entrenamiento.

Cobro la apuesta. Y me voy antes de que sepa que estuve allí.
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:26 pm

Yashem...

"... sumamos el activo capital del préstamo, la tasa de interés fija, restamos los impuestos..." El áspero sonido del bolígrafo sonaba frenéticamente, casi desafiando el descanso nocturno de los vecinos. Poco les faltaba para tapar sus oídos con una almohada, o arrojar un certero zapatazo a la única ventana con luz encendida en aquella casa de interés social.

Yashem continúa con sus cálculos hasta el amanecer. Se levanta de su viejo escritorio y llena su estómago con lo primero que encuentra en su escasa despensa (el día de hoy media manzana que había sobrado de su cena). Las cuentas están en orden, y las semanas de planeación han dado frutos.

Se hace de mañana, y hay mucho más que hacer. Trámites burocráticos, movimientos bancarios. Préstamos por aquí, inversiones por allá, hipotecas, intereses, activos, pasivos, proveedores… todo era registrado, sin que se omitiese detalle alguno.

Pocos ven en la aspereza de las finanzas el fino arte de manejar el dinero ajeno para obtener alguna ganancia propia. Es casi como magia. Haces los conjuros adecuados, y el dinero se convierte en: más dinero. La maquinaria ya estaba en marcha. Algunos meses atrás no tenía ni amigos, ni conocidos, ni posesión alguna. Ni siquiera tenía un nombre; se lo habían robado.

Había pasado tanto tiempo abnegado a sus negocios, tanto tiempo dando consejos a gente pudiente sobre cómo invertir sus monstruosas cuentas bancarias; tanto tiempo y tanto esfuerzo en crear un patrimonio, que se olvidó de voltear a ver a los suyos. Cuando volvió al final a casa, no hubo nadie que estuviese ahí para apreciar todos sus esfuerzos…

¡Demonios! Recuerdos de nuevo. De vuelta al trabajo.

Yashem regresa a su improvisado despacho. Recibe algunas personas. Consejos; siempre quieren consejos, y rara vez pagan por ellos. Está bien, es mejor así. Si supieran de los dones que ahora posee, vendrían a raudales a consultarle como un adivino. Le repugna esa idea. Sus visiones son más un tormento que una bendición, y escupiría sobre cualquiera que viera en eso un negocio. Pero bueno, al menos en algo puede ayudarles.

Es mejor dar generosamente. Se consiguen contactos rápido. Se granjean algunos favores. En el momento correcto, se convierten en nuevos documentos de identidad, en despachos provisionales, en una casa donde vivir mientras tanto.

Sale Yashem de noche a distritos extraños. Habla con algunas personas. Busca el lugar apropiado. Consigue los teléfonos de algunas chicas de dudosa reputación; siempre las más bellas, las más coquetas, las de más porte, pero dudosas al fin. Todo era registrado, sin que se omitiese detalle alguno. Un nuevo negocio, de dudosa legalidad, se está gestando.

Al volver a su casa, Yashem acciona un extraño mecanismo que abre la puerta frontal, sin necesidad de usar llave. Una quimérica serie de palancas, poleas y contrapesos abren la puerta solo el tiempo suficiente para que Yashem entre a su refugio, antes de cerrarse con la pesadez del puente levadizo de un castillo. Son terribles los domingos, en que las oficinas están cerradas, y la gente se dedica al ocio. No hay que hacer, y las reflexiones vuelven. Los recuerdos salen de nuevo a flote; esos recuerdos que Yashem mantiene a raya a base de desvelos y jornadas maratónicas.

Ya en su refugio, Yashem se repite una y otra vez que hace esto por su nueva familia. Los perdidos estuvieron ahí para ayudarlo. Ellos le ofrecieron compañía cuando más solo se encontraba, y protección en su momentos más vulnerables. Ellos son ahora su nueva familia, y procurará que nada les falte.
¡Demonios! Reflexiones de nuevo. De vuelta al trabajo.

"... sumamos el activo capital del préstamo, la tasa de interés fija, restamos los impuestos..."

Hay hábitos muy arraigados en las personas. Hay costumbres y con raíces tan profundas, que diez años de tormentos no son suficientes para arrancarlas. Sin ver en sus presentes pasos los errores del ayer, Yashem sigue mostrando afecto del único modo que sabe hacerlo; trabajando.

"... sumamos el activo capital del préstamo, la tasa de interés fija, restamos los impuestos..." El áspero sonido del bolígrafo sonaba frenéticamente, casi desafiando el descanso nocturno de los vecinos. Poco les faltaba para tapar sus oídos con una almohada, o arrojar un certero zapatazo a la única ventana con luz encendida en aquella casa de interés social.

Yashem continúa con sus cálculos hasta el amanecer. Se levanta de su viejo escritorio y llena su estómago con lo primero que encuentra en su escasa despensa (el día de hoy media manzana que había sobrado de su cena). Las cuentas están en orden, y las semanas de planeación han dado frutos.

Se hace de mañana, y hay mucho más que hacer. Trámites burocráticos, movimientos bancarios. Préstamos por aquí, inversiones por allá, hipotecas, intereses, activos, pasivos, proveedores… todo era registrado, sin que se omitiese detalle alguno.

Pocos ven en la aspereza de las finanzas el fino arte de manejar el dinero ajeno para obtener alguna ganancia propia. Es casi como magia. Haces los conjuros adecuados, y el dinero se convierte en: más dinero. La maquinaria ya estaba en marcha. Algunos meses atrás no tenía ni amigos, ni conocidos, ni posesión alguna. Ni siquiera tenía un nombre; se lo habían robado.

Había pasado tanto tiempo abnegado a sus negocios, tanto tiempo dando consejos a gente pudiente sobre cómo invertir sus monstruosas cuentas bancarias; tanto tiempo y tanto esfuerzo en crear un patrimonio, que se olvidó de voltear a ver a los suyos. Cuando volvió al final a casa, no hubo nadie que estuviese ahí para apreciar todos sus esfuerzos…

¡Demonios! Recuerdos de nuevo. De vuelta al trabajo.

Yashem regresa a su improvisado despacho. Recibe algunas personas. Consejos; siempre quieren consejos, y rara vez pagan por ellos. Está bien, es mejor así. Si supieran de los dones que ahora posee, vendrían a raudales a consultarle como un adivino. Le repugna esa idea. Sus visiones son más un tormento que una bendición, y escupiría sobre cualquiera que viera en eso un negocio. Pero bueno, al menos en algo puede ayudarles.

Es mejor dar generosamente. Se consiguen contactos rápido. Se granjean algunos favores. En el momento correcto, se convierten en nuevos documentos de identidad, en despachos provisionales, en una casa donde vivir mientras tanto.

Sale Yashem de noche a distritos extraños. Habla con algunas personas. Busca el lugar apropiado. Consigue los teléfonos de algunas chicas de dudosa reputación; siempre las más bellas, las más coquetas, las de más porte, pero dudosas al fin. Todo era registrado, sin que se omitiese detalle alguno. Un nuevo negocio, de dudosa legalidad, se está gestando.

Al volver a su casa, Yashem acciona un extraño mecanismo que abre la puerta frontal, sin necesidad de usar llave. Una quimérica serie de palancas, poleas y contrapesos abren la puerta solo el tiempo suficiente para que Yashem entre a su refugio, antes de cerrarse con la pesadez del puente levadizo de un castillo. Son terribles los domingos, en que las oficinas están cerradas, y la gente se dedica al ocio. No hay que hacer, y las reflexiones vuelven. Los recuerdos salen de nuevo a flote; esos recuerdos que Yashem mantiene a raya a base de desvelos y jornadas maratónicas.

Ya en su refugio, Yashem se repite una y otra vez que hace esto por su nueva familia. Los perdidos estuvieron ahí para ayudarlo. Ellos le ofrecieron compañía cuando más solo se encontraba, y protección en su momentos más vulnerables. Ellos son ahora su nueva familia, y procurará que nada les falte.
¡Demonios! Reflexiones de nuevo. De vuelta al trabajo.

"... sumamos el activo capital del préstamo, la tasa de interés fija, restamos los impuestos..."

Hay hábitos muy arraigados en las personas. Hay costumbres y con raíces tan profundas, que diez años de tormentos no son suficientes para arrancarlas. Sin ver en sus presentes pasos los errores del ayer, Yashem sigue mostrando afecto del único modo que sabe hacerlo; trabajando.
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:27 pm

Marité Malsonante...

"Y es que ya nada es lo mismo", me digo mientras anudo las cintas de los tenis nuevos, esos que si combinan con mi uniforme y no están rotos. Suspiro mirando por la ventana y un escalofrío recorre mi espina dorsal, erizando los cabellos cortos en mi nuca. A pesar de que soy otra no lo soy, y la ventisca invernal me recuerda todo lo vulnerable que me he vuelto, todo lo vulnerables que son todos a mi alrededor, todo lo vulnerable que es quien está en la mira. Limpio las lágrimas de mis mejillas y camino al baño, tambaleándome, mi cabello cae perfectamente lacio sobre mi rostro, en el mismo tono rojizo de siempre, el maquillaje es para cubrir un poco el tono grisáceo que tiene mi rostro ahora que terminé de despintarme y ... Me veo rara. Los jeans, la camiseta rosa pastel con el nombre del kinder, mi mirada perdida... Trato de sonreír y sólo logro una mueca, sabiendo lo que viene.

"Es la carga del Oráculo", dice Eladio, como un mantra, en ese tonito condescendiente que usa conmigo y Fiammata, ese tonito que dice, entre líneas "¿Ahora qué hicieron, niñas?". A veces ya no sé si todo esto tiene sentido, ¿qué vamos a hacer? Somos débiles y lo saben, ¿y cuándo vengan? Yo no sé que va a a pasar... O lo que es peor, si lo sé y me aterra.

Todo lo que hago es por mi nueva familia, ya que la anterior no me necesita. Fiammata, Sue, Aqua y Arya son mis hermanas, a quienes debo proteger... ¿Pero cómo lo haré si apenas puedo protegerme de mí misma cuando mis habilidades se vuelven contra mí? Aplico el maquillaje donde las lágrimas trazaron su camino, pongo un poco de color en mis labios para que no reflejen mi tristeza y salgo del cuarto, tomando antes mi maleta.

Carteles. Ayer dibujé carteles. Los recojo de la mesa de la cocina y me doy cuenta de que tienen la misma escena una y otra vez. Grupos de 3 o 4 de nosotros, distraídos, mientras una sombra detrás nos acecha, sonriente... Suspiro y los rompo, uno a uno. Tomo de la mesa las acuarelas y las meto en mi enorme bolso de Tinkerbell. Sacudo la cabeza mientras trato de tranquilizarme, esforzándome por no dejar que mis manos temblorosas derramen las pinturas que aún no guardo en mi bolsa. "No debo dejar que el miedo me paralice", susurro, un dejo de incredulidad en mi tono, mientras me acerco a la puerta con las llaves en mis manos. Abro, cierro... Saco de mi bolso un pequeño espejo, lamo mi dedo pulgar y lo restriego contra mi imagen reflejada, así al menos me oculto un poco. Tres vueltas, un giro y saco mi teléfono, marcando un número familiar. Dos, tres timbrazos y esa voz parsimoniosa, con el tonito sabelotodo me contesta... Sonrío a medias y digo al teléfono, casualmente, tratando de fingir una sonrisa:

"¿Y ya sabes qué vamos a hacer?". Espero la respuesta me satisfaga, no podría vivir sabiendo que pude hacer algo más por ese miembro de mi familia que ya no estará más... ¿O sí?. Me subo al camión mientras espero su respuesta, me tranquilizo pues los niños me esperan hoy. Nos toca decorar el salón de clases. Espero no escuchar "Es la carga del Oráculo, Malsonante", porque juro que esta vez si lo busco y sabrá lo que es la carga del Oráculo.
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Mar Ene 11, 2011 8:27 pm

Le Blanc...

Con lo que alguna vez fue una pluma, las últimas palabras son escritas en un mundano trozo de papel. Después de leerle varias veces, este es arrugado sin el menor cuidado y guardado en la bolsa de su negro pantalón. El mimo esboza una leve sonrisa. Aún con el agitado respirar de la gran ciudad, recita dentro de su mente el escrito, por última vez.

En refugio seguro, se reúnen los perdidos
A celebrar, olvidar, despedir fulgor pasional
Por misiva de la corte de ónice, un evento formal
Que reúne tanto a ingenuos, valientes y ladinos

La calma reina con la sonrisa esmeralda
El espejo observa con paciencia al escenario
Pese al retraso del rey carmesí, guardián solidario
Cuál corte abrasiva protege al feudo y al enemigo escalda

El cobrizo se ha vuelto blanquecino
Cada año, así ha escrito el destino
La eterna sucesión de estaciones

Tras máscaras, hay risa y mentira
Deslizándose, un diablo conspira
Probando así a las cortes, sus bastiones

Las palabras dejaron de resonar dentro de él, cuando divisó un par de figuras a la distancia. Un joven y su hermana menor se dirigían ante la desharrapada figura. El sabía que su apetito sería saciado en más de una manera ante la presencia de estos invitados. No perdió el tiempo, y al ponerse de pie comenzó su rutina habitual.
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Eladio Cazacuervos el Miér Ene 12, 2011 10:57 pm

Awesome short stories are awesome. De hecho la otra vez estaba pensando que tenemos bastante calidad en el escribir historias chidas en el LARP.

Keep 'em coming!

PS. Cuidado! A Wild Yip appears in the forii!

_________________
Radio Duende Libre (Twitter): http://twitter.com/#!/XRDLmty
DevArt (Wally): http://tunatorpedo.deviantart.com/
avatar
Eladio Cazacuervos

Mensajes : 142
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : La Fortaleza de Cantera

http://tunatorpedo.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  El Cuentista el Miér Ene 12, 2011 11:28 pm

Marité Malsonante escribió:Marité Malsonante...

"Y es que ya nada es lo mismo", me digo mientras anudo las cintas de los tenis nuevos, esos que si combinan con mi uniforme y no están rotos...
(sigue)
Me subo al camión mientras espero su respuesta, me tranquilizo pues los niños me esperan hoy. Nos toca decorar el salón de clases. Espero no escuchar "Es la carga del Oráculo, Malsonante", porque juro que esta vez si lo busco y sabrá lo que es la carga del Oráculo.

[b]*suspiro largo, lleno de tedio, mientras una envoltura de un caramelo va dar al piso.*
No me parece divertido que no quieras que te visite. Ahora me aburro mucho mas, sin tus cuentos. Pero esta historia que ahora cuentas tu, no la he oido nunca. *El ruido de unas zapatillas deslizándose, ligeras, sobre el piso de madera, llena la habitación* Tengo curiosidad de saber que sigue...
avatar
El Cuentista

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 11/01/2011

http://lapuertadearcadia.estaabierta..lost

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Eladio Cazacuervos el Miér Ene 12, 2011 11:33 pm

That seems Keeperish if ever I heard a Keeper keep. D:

_________________
Radio Duende Libre (Twitter): http://twitter.com/#!/XRDLmty
DevArt (Wally): http://tunatorpedo.deviantart.com/
avatar
Eladio Cazacuervos

Mensajes : 142
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : La Fortaleza de Cantera

http://tunatorpedo.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Jue Ene 13, 2011 1:26 am

Nembre, nembre, ya no juego, todos contra la pobre loca Sad
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  El Cuentista el Sáb Ene 15, 2011 7:36 am

Marité Malsonante escribió:Yashem...

"... sumamos el activo capital del préstamo, la tasa de interés fija, restamos los impuestos..." El áspero sonido (sigue)...
... para arrancarlas. Sin ver en sus presentes pasos los errores del ayer, Yashem sigue mostrando afecto del único modo que sabe hacerlo; trabajando.


[b]El ruido del oro, de la plata tintineante, de las trescientas lagrimas de estrellas que llena los baules, de el entrechocar de las joyas llenas de piedras preciosas, rubi, zafiro, perla, esmeralda.
Zzzangre,Lagrimazzz,Gemidozzz,Dezzeo, todo junto, todo lo ven mizz prezziozzoz, por un prezzio...
Paga, ZZeñor, ZZeñora, y zzabrázz quienezz planean a tuzz ezzpaldazz, buzzcando la fuga de tuzz brazzozz y tuzz prizzionezz...
avatar
El Cuentista

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 11/01/2011

http://lapuertadearcadia.estaabierta..lost

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Mar Ene 18, 2011 2:29 pm

"Maestra, maestra", me llamaba insistentemente uno de los niños del 2º C. "Maestra, maestra, ¿qué le pasa?". Hasta entonces caí en la cuenta de que me quedé mirando fijamente hacia el clóset de materiales. Ida, distraída, completamente perdida y alejada de mi realidad, de nuestra realidad. El niño me estaba señalando la jaula de la rata blanca que es mascota de la clase (convencer a los padres de que no era mala idea fue toda una odisea), la ratita estaba inmóvil. Recuerdo cuando Garrick la vió y decidió sería buena idea sacarla de su jaula, y cómo la ratita volvió a su lugar y comenzó a girar en su rueda.

"¿Qué habrá sido de él?" murmuré casi inconscientemente, el niño ya estaba jalando mi blusa, apurado, "Maestra Mari, ¿está bien?" dijo, casi en un chillido, alterado por mi aparente desapego del mundo, de mi mundo. Me levanté y caminé hacia la jaula del animalito, mientras en mi mente se repetían, una y otra vez, las imágenes del cómic feo que dibujé, con las decisiones que él habría de tomar. Suspiré y abrí la jaula, tomando al bichito entre mis manos... me di cuenta de que era hora de reemplazarlo y dejar que otro bichito del clóset saliera a tomar su lugar, tal vez yo misma iría a buscarlo... tal vez me perdiese y no regresase jamás, pero ¿a quién le importaría, entonces? A fin de cuentas cuando regrese la Primavera ya nada será igual. Uno de nosotros ya no estará... o dos, o tres, el futuro siempre es incierto y mi don nos da pistas, pero no siempre es fatídicamente acertado, pues nuestras acciones pueden cambiar drásticamente el curso de las cosas.

¿Y si lo cambiamos? ¿Pero y si el cambio es para mal y todo para lo que hemos trabajado termina yéndose por la borda? ¿Y si no sólo es él, sino también nosotras, que estamos a su lado? El niño jalando mi blusa otra vez... suspiré y me agaché a limpiar las lágrimas de sus mejillas "Está dormida, sólo dormida, verás que ya mañana estará bien" susurré, en un tono monótono y aburrido, algo limpió la luz de mi rostro y esta vez no fueron los recuerdos de mi captora. Entonces, el niño bostezó... con toda mi voluntad traté de contenerme más las lágrimas comenzaron a invadir mis ojos... me aguanté un poquito más y le sonreí al niño, sacando de mi delantal una estrellita metálica. Le dije, justo antes de romper en llanto "Por salvar a nuestra mascota, te lo mereces". Sonreí sombríamente y me dirigí al grupo "Regreso en un momento, ¡por favor no hagan algo que yo no haría!" después me reí bajito y salí del salón, con la ratita entre mis manos. Me recargué en la puerta y me aseguré de que no hubiese más maestras en el pasillo... y lloré.

Y la recordé a ella, con sus ojos inmensos y su mirada aburrida, y como el bostezo del niño todavía remueve esas fibras sensibles en mi cuerpo, y cómo todavía no puedo dejar de tener miedo, de tenerle miedo. Me senté en el piso mirando al frente, pensando, maquinando, ¿qué podré hacer para ayudar? ¿qué podría hacer yo, débil e ingenua para ayudar en lo que se avecina? Tal vez debería hablar con mis hermanas y decirles lo que va a suceder, omitiendo claro algunos detalles ínfimos como los nombres de los involucrados. Me di cuenta de que sería lo más sensato y lo empecé a planear para nuestra siguiente reunión o tal vez antes, considerando la nueva y eficaz manera de comunicación entre nosotras. Ahora sólo me preocupaba que Eladio no lo fuese a aprobar...

Regresé al salón después de unos minutos y metí a la ratita a la jaula. El resto del día pasó entre las clases de inglés que ahora estaba obligada a enseñar, algunas canciones y varios incidentes de niños comiendo pasta con pegamento... no volví a pensar en ello hasta que fue hora de irme, tenía que ir a la escuela.

Una vez que todos mis alumnos se fueron, los despedí, platiqué cordialmente con sus madres, alguna externó su preocupación por lo que pasó con la ratita pero usé mis habilidades para hacerles ver que no era problema, ni peligro, y que todo estaría bien. El Aquelarre me ha ayudado en más de una manera. Se fueron, contentas, mientras yo regresaba al salón a terminar de dejar todo ordenado para el día siguiente. Cerré la puerta por dentro y me acerqué al clóset de materiales... abrí las puertas y removí la pared falsa, con cuidado, y sentí la magia rodearme, envolverme y volverme un poquito más loca. Dejé la ratita en el clóset y me senté en el piso, esperando, y 5 minutos después escuché pillidos. Un grupo de 5 ratitas blancas, justo iguales a la que había dejado en el clóset, aparecieron alrededor de ella, olisqueándola. Me levanté y fui por la jaula, dejándola en el piso junto a mí... y para cuando llegué, la rata muerta se había ido, ahora sólo quedaban algunos manchones de sangre en la pintura café rojizo de la parte interior del clóset.

Las otras 5 ratitas quedaban ahí todavía, con sus hociquitos ensangrentados... una de ellas tomó el lugar de la rata anterior en la jaula, se subió a la rueda y empezó a correr, mientras las otras corrían hacia el umbral con espinas, una luz blanquecina al fondo, sus pillidos perdiéndose en el eco. Puse la pared falsa y tomé la jaula con cuidado, para después dejarla en la mesita preparada para ello. Mientras limpiaba el piso del clóset, sólo escuchaba el rechinar de la rueda, girando, incansable. Cuando me levanté, la rata estaba echada boca arriba, sobre el aserrín que cubría el piso de la jaula. Su pequeña pancita se veía hinchada y la sangre de su hocico había desaparecido poco a poco...

Tal vez no fue tan buena idea después de todo.

_________________
El patio de este reino es particular
Cuando llueve te oculta no es como los demás
Escóndanse, no los vayan a encontrar,
Y si los ven solitos los van a acompañar
Estirar, estirar
Que el demonio va a pasar...
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Flasker el Mar Ene 18, 2011 8:50 pm

“De pronto hay mucho silencio” una voz susurra entre la oscuridad de las tumbas. “La vida no es fácil, y la muerte tampoco, entonces ¿qué demonios disfrutamos?”
Una tumba muestra un nombre y la leyenda “Descanse en paz”. “Si ellos supieran no hubieran puesto esa mentira en tu lecho. Si supieran como los visitas, como ves a otro en la cama de tu esposa y crees que está pensando en ti pero lo cierto es que ya te olvidaron. Los niños crecen y no te dedicaran su graduación, no entregaras a tu hija el día de su boda. Sientes que tu vida ha sido robada, y conozco justo ese sentimiento, conozco justo lo que se siente abrir tu tumba y encontrar tan solo ramas y lodo.
La luz de la luna cae sobre una estatua de una virgen, blanca, gastada. “A veces todos están muy callados, odio que estén callados, me recuerda tanto ese lugar. Pero aquí, aquí todos murmuran, siempre hay alguien inquieto, alguien que vigila y reacciona ante la visita inesperada pronto nos mudaremos aquí. Aquí hay tranquilidad para ellos, ellos no escuchan sus canciones ni sus gritos, y aquí siempre habrá alguien a quien escuchar”
El frio viento sopla las hojas que permanecieron cautivas desde el otoño. “Tengo miedo, Tengo miedo al silencio, me hace falta alguien a quien escuchar” baja la mirada a su maletín vacio. “A veces olvido que ya no estás ahí”
avatar
Flasker

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Localización : Un departamento barato y sucio

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  El Cuentista el Jue Ene 20, 2011 9:16 pm

Marité Malsonante escribió:
"Maestra, maestra", me llamaba insistentemente uno de los niños del 2º C. (sigue...)

Tal vez no fue tan buena idea después de todo.


[b]Mmm...
No oigo nada. Nada. Nada.
¿Se habrá muerto mi ratoncita de los cuentos?
avatar
El Cuentista

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 11/01/2011

http://lapuertadearcadia.estaabierta..lost

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  El Cuentista el Jue Ene 20, 2011 9:29 pm

Flasker escribió:“De pronto hay mucho silencio” una voz susurra entre la oscuridad de las tumbas. “La vida no es fácil, y la muerte tampoco, entonces ¿qué demonios disfrutamos?”
Una tumba muestra un nombre y la leyenda “Descanse en paz”. “Si ellos supieran no hubieran puesto esa mentira en tu lecho. Si supieran como los visitas, como ves a otro en la cama de tu esposa y crees que está pensando en ti pero lo cierto es que ya te olvidaron. Los niños crecen y no te dedicaran su graduación, no entregaras a tu hija el día de su boda. Sientes que tu vida ha sido robada, y conozco justo ese sentimiento, conozco justo lo que se siente abrir tu tumba y encontrar tan solo ramas y lodo."
La luz de la luna cae sobre una estatua de una virgen, blanca, gastada. “A veces todos están muy callados, odio que estén callados, me recuerda tanto ese lugar. Pero aquí, aquí todos murmuran, siempre hay alguien inquieto, alguien que vigila y reacciona ante la visita inesperada pronto nos mudaremos aquí. Aquí hay tranquilidad para ellos, ellos no escuchan sus canciones ni sus gritos, y aquí siempre habrá alguien a quien escuchar”
El frio viento sopla las hojas que permanecieron cautivas desde el otoño. “Tengo miedo, Tengo miedo al silencio, me hace falta alguien a quien escuchar” baja la mirada a su maletín vacio. “A veces olvido que ya no estás ahí”


[b][i] ¿No los encuentras?
¡¿NO LOS ENCUENTRAS?!
*El piso se estremece, mientras algo de un tamaño inhumano destroza entres sus fauces el habla humana*
¡ESTAN FUERA DE AQUI, IDIOTA!
¡BUSCA A LOS TRAIDORES!
*Se oyen pies que corren, impulsados por el terror. En la enormidad de la caverna, solo se oye el raspar de una gigantesca cola inquieta. La misma voz masculla entre colmillos.*
Y ya van tres.
Necesitaré treinta mas para suplirlos...



avatar
El Cuentista

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 11/01/2011

http://lapuertadearcadia.estaabierta..lost

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Lun Ene 31, 2011 9:02 am

Noches inquietas,
Noches sin calma,
Sueños sin sueño,
Sueños se acaban.

Una por una
Las almas perdidas
Buscan refugio
Protegen sus vidas

¿Y ahora qué pasa?
Me dejan callada
Preguntas confusas
Respuestas macabras...

Noches inquietas,
Noches sin calma,
Me llama en mis sueños
Mis sueños se acaban.

Llegan las brujas
Números mermados
Y en cada una
Sueños taimados

Y un nuevo orden
Se erige, dudoso
Concejo, aconseja
¿Qué hacer? No lo entiendo.

Noches inquietas,
Sueño profundo
Noches sin calma
Eran mi mundo...

Los susurros se pierden en el llanto... llora, en un rincón de la casa vacía, sombría. Y solloza, sosteniendo entre sus manos temblorosas las piedras moradas con monturas negras, y una mitad de su bola de cristal, vacía...

Noches sombrías
Vidas vacías
Sueño profundo,
Son pesadillas...

_________________
El patio de este reino es particular
Cuando llueve te oculta no es como los demás
Escóndanse, no los vayan a encontrar,
Y si los ven solitos los van a acompañar
Estirar, estirar
Que el demonio va a pasar...
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Flasker el Lun Ene 31, 2011 5:45 pm

Llevamos mucho caminando y solo encontramos hojas secas y espinas. Hemos buscado en cada rincón, detrás de cada rama y no hay ni un cabello, ni un pedazo de vestido, ni siquiera una de las lágrimas derramadas cuando Cazacuervos rompió su encantamiento.
Mis nuevos hermanos dependen de mí, así como yo dependo de ellos y el feudo depende de nosotros. Somos vigilantes, somos protectores, somos soldados que mostraremos lo que es meterse con el feudo de la fortaleza de cantera con las armas de cada una de las estaciones y a pesar de eso, todas esas bendiciones y buenos deseos no fueron para ella ni para nosotros, fueron para el feudo que recurre a su fortaleza distinguida en el nombre de nuestra ciudad. La Fortaleza de Cantera se levanta gloriosa unida por una sola causa.
avatar
Flasker

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Localización : Un departamento barato y sucio

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Tank el Mar Feb 01, 2011 3:10 am

Bitácora del Maestro de Guerra; Primera entrada.

Los días y noches pasan raros en el seto. Hemos corrido largo tramo casi sin detenernos. Si me lo preguntasen, podría decir que hemos andado por meses. En este momento todos descansan mientras tomo la ultima guardia; Eladio nos ha recomendado que comencemos a escribir, quizá de esa manera nuestra Claridad no se verá mermada por las tenebrosas maravillas de este lugar.

He notado a Argento preocupado, pero no lo culpo, sé muy bien que esta marcha pudiese ser la última. Veo a Rendel roncar, se ha llevado la dura tarea de seguir el leve rastro que hemos encontrado. El rastro tintinea, a veces es fuerte, otras tantas es débil y en veces tenemos que perderlo para poder pasar por senderos menos tortuosos. Flasker hace lo que puede por reconocer lugares, recortando la distancia que existe entre nosotros y nuestro objetivo. Sabemos que si acortamos la distancia, encontrando a Regina antes de que llegue a Arcadia, podremos hacerle frente. Mantengo la esperanza alta, me prohíbo si quiera pensar que sucederá si no las alcanzamos a tiempo.

Gorrion parece agradecido (a su manera) de que no le hubiésemos puesto una cadena encima, supongo que sabe bien que pude haberlo soltado en su momento y que compartiese el destino de Fiammata. En realidad confió en él, debo hacerlo, me recuerda mucho a quien yo fui. Quizás si no hubiese escuchado a Landa cuando tuve al Alacran en mis manos, seguiría siendo como él; impulsivo, loco, un niño en piel de fuego. Gorrion ha mencionado que algo parece estarnos siguiendo. Estamos tomando nuestras precauciones. Juré que como Soberano del Verano Eterno, no mancharía de sangre las manos que representan a nuestro feudo. Ahora que la corona descansa lejos de mí, solo represento a la Justicia sobre la que se alza el credo de los Implacables.

No he soltado la espada desde que entramos. No la soltaré hasta que todos estemos de regreso.

-Tank
avatar
Tank

Mensajes : 343
Fecha de inscripción : 05/01/2011
Edad : 32
Localización : Fortaleza de Cantera

http://www.white-wolf.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Eladio Cazacuervos el Mar Feb 01, 2011 11:40 pm

"Eres como mi padre... tu me entregarás, ¿verdad?"

Las palabras me siguen el paso como aquel día lo hicieran los sabuesos de sangre que usaba La Señora. Palabras, solamente eso. No heridas abiertas ni cicatrices casi olvidadas. No la misma frase de dos bocas diferentes en dos personas tan disímiles separadas por las terribles mareas del tiempo. No. Solo palabras...

Es inútil contar el pasaje del tiempo en el Seto, pero las miradas cansadas y los hombros caídos de aquellos que caminan junto a mi son síntoma de una larga y pesada marcha. Mis compañeros de gesta son... impetuosos. Alguien tiene que templar su arrojo con mesura. Me preocupan, casi tanto como el repentino ataque de Trasgos o siervos de algun Hada errante, la erosión continua y sutil de este lugar en la Claridad y templanza de mis compañeros. Les recomendé escribir sus memorias de este lugar, y releer los pasajes cada cierto tiempo. Tal vez sirva para detener, o cuando menos reducir un poco, el embate de las olas de demencia que este lugar tiene para con aquellos que escaparon a través de sus espinas. No se cuantos regresaremos, ni hasta que punto podremos seguir intentando, pero la marcha sigue en este paraje sin día o noche.

"Eres como mi padre... tu me entregarás, ¿verdad?"

Palabras. Y sin embargo las palabras articulan la memoria, y es precisamente el peso y poder de la memoria y el recuerdo, lo que nos otorga algo de posibilidad a este titánico imposible. Perseguir a un Hada, en su territorio y desafiarla en su poder para recuperar a una Perdida jurada al Feudo. En ocasiones me doy oportunidad de creer que podremos llevar esta empresa a buen término pero...

Yo tomé el Juramento de Fiammata. Dos veces, una por la Corte del Pesar y la segunda en solemne voto a la Fortaleza de Cantera. Recuerdo aquella primera ocasión, en la cual tras el bautizo de sangre y desafío en el cual se cimentó el Feudo, solamente dos Perdidos tomaron el manto de la Gélida Corte. Ella y yo. Lo prudente y sensato sería no sentir nada, ni culpa ni tristeza, el escudarse en lo pragmático pero... es tan similar. La misma frase de dos bocas diferentes...

"Eres como mi padre... tu me entregarás, ¿verdad?"

Muchos se regodean en los beneficios que da el Vasallaje al Señor, en el saber que tu Palabra rige el destino de otros, tu clemencia sus días y noches. Pero tantos olvidan que el Fatum hila en ambos sentidos el tejido de nuestras vidas. Obligaciones y cadenas atan a aquel que recibe tales Juramentos, y el castigo del Fatum siempre es fulminante. Definitivo. E inmisericorde.

Recuerdo a aquellos del Invierno que deje atrás. Me atrevo a esperar regresar pronto a su lado. Solo pude intercambiar palabras un par de minutos con Clonk, cuando recogí los pertrechos que se habían estado preparando para otros propósitos. Breves y concisas, instrucciones y advertencias para aquel cuya faz es máscara y su sangre es metal. Su sorpresa fue palpable pero no cuestionó la naturaleza de la gesta, y su actuar fue metódico y efectivo. Aria... ella estará bien. Es astuta, y tiene la virtud del silencio, la prudencia y la observación. El Feudo y el Invierno necesitan ojos avisores para advertir a los suyos del avance de los enemigos y cada día parece que contamos con una abundante dote de estos. Espero recuerde la tarea que deje en sus manos y demandaré resultados a mi regreso. Malsonante... recuerdo su mirada cuando le entregue mi sombrilla, vieja y rota. Tendrá que sobrellevar una carga más. Demostrar con hechos que es digna de llevar el manto del Senescal de los Gélidos Vientos y encaminar al Feudo en sus noches más largas y obscuras. Regir al Feudo es una carga pesada y ella, sobre sus hombros ya soportaba varias de esta naturaleza. Es la carga del Oráculo, Malsonante. Recuérdalo.

"Eres como mi padre... tu me entregarás, ¿verdad?"

Y Fiammata. A ella, mas que a nadie, recuerdo ahora. ¿Porqué lo hiciste? ¿Porqué el Fatum te tuvo que brindar a ti tan cruel destino? Ella vago por el Seto por nosotros y por ello se expuso ante la manipulación de los Otros. Por los objetivos de Corte y Feudo. Por su gente. Si tan solo...

Recuerdo su mirada y su sonrisa, demencial y brillante, envuelta en la falsa luz del Amor. Sus lágrimas y súplicas al darse cuenta de la realidad de su actuar, cuando el Pesar levanto de sus ojos la dulce mentira que es la Felicidad y recibió plenamente la caricia del Efímero Invierno. Ella deberá ser castigada por sus acciones. Pero deberá ser castigada por nosotros, por su familia y Feudo, no por... Eso. Si tan solo hubiera estado dispuesto a romper su fantasía en mil pedazos, de robarle esos segundos de traicionera felicidad antes, tal vez no hubiera sido tomada por esa tres veces maldita Hada. No se hubiera repetido la historia de nuevo, no se me hubiera arrojado en la cara la misma escena de aquella noche en la cual una hija no reconoció a su verdadero padre.

"Eres como mi padre... tu me entregarás, ¿verdad?"

BASTA. Seguir pensando en eso es el camino de la demencia y la muerte. Aquellos de Invierno caminan sobre una espada muy delgada. El Pesar me escuda y estos recuerdos solo templan la hoja que cobrará aquello que se nos debe. Aquello que un Hada Verdadera nos debe al haber roto las antiguas Tradiciones de Hospitalidad que le extendió la Senescal de mi Corte.

Deudas serán pagadas, Reina de la Fortuna Eterna. En tu carne y en tus huesos, lo serán.


Última edición por Eladio Cazacuervos el Miér Feb 02, 2011 2:05 am, editado 4 veces

_________________
Radio Duende Libre (Twitter): http://twitter.com/#!/XRDLmty
DevArt (Wally): http://tunatorpedo.deviantart.com/
avatar
Eladio Cazacuervos

Mensajes : 142
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : La Fortaleza de Cantera

http://tunatorpedo.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Flasker el Miér Feb 02, 2011 1:52 am

Siguiendo los caminos del seto mire hacia un camino conocido. Conocido, pero que trae recuerdos que pensaba jamás tener que recorrer.
“No puedo seguir… me duele, me duele mucho”
La voz que antes venia de sus huesos ahora sonaba en mi cabeza.
“Estamos bajo su sombra, nos va a alcanzar a los dos si no lo haces”
Llevaba días negándome a la realidad. ¿Cómo le dices a tu mejor amigo que no tiene salvación? Los dos sabíamos pero solo uno lo aceptaba. El sabia el camino mejor que yo, si estuviera el aquí tal vez ya hubiéramos alcanzado a Regina, lo cual no sé si sea bueno o malo.
“Esta espina duele mucho, Nadie lo sabrá, hazlo, hazlo ya”
Mi amigo estaba equivocado. Una fruta lo hizo errar. Sin saberlo ella tomo mi mano mientras mi vida se desvanecía. Sus ojos azules y profundos se fundían con los míos para verlo sufrir a causa de la espina atravesando su pie infectado y amarillo. Vio como tome esa muleta improvisada y le di un golpe causando un dolor que no se comparaba con el dolor de su pie.
“Golpeas como niña”
Temblando… de nuevo levante la muleta y la deje caer sobre su cabeza partiendo las escamas de su nuca dejándolo inconsciente. Un último golpe hizo que se estremeciera y después al levantar la mirada lo vi de pie. Amigo mío ¡te habías equivocado otra vez!. En el seto puedes morir, en Arcadia no. Y la muerte no es nada para ellos, porque no existe en su mundo. Podían atraparlo, por eso tuve que traerlo de regreso.
No pude contenerme y mis lágrimas se mezclaron con la briza de su piel. Me abrazo y me dijo que lo que sucede en el seto se queda ahí, sentí el alivio de la primavera, como una flor que se niega a marchitarse mientras ve a sus hermanas marchitarse en al llegar el otoño. Me ayudo a cargar ese recuerdo en sus hombros mientras estaba herido. Pero ahora no estaba aquí para ayudarme con ese peso de nuevo.
Ahora su hermano es mi hermano de armas. Eso la vuelve en cierta forma en mi hermana y a su hermana perdida también. Es curioso como de pronto estamos unidos de una u otra forma. Unidos, tal vez no de la forma más adecuada pero las cosas suceden por algo. Escribo esto por consejo de mi hermano Cazacuervos. Quizás no haya secretos entre los implacables pero seré discreto, no soy bueno compartiendo cosas de las que me arrepiento.
avatar
Flasker

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Localización : Un departamento barato y sucio

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Marité Malsonante el Miér Feb 02, 2011 11:21 am

El salón de clases, lleno, como siempre... las voces infantiles repiten, al unísono:

One, two...

Uno queda, una visita, una amenaza, una vez más nuestra seguridad en peligro, un mes más de Invierno, uno o más que ya no estarán... Dos, dos voces retumban en mi cabeza, la de ella, recriminándome por no alegrarme, y la de él, que no entendía mi tren de razonamiento sobre los niños y los berrinches... tal vez no soy tan buena educadora después de todo.

Three, four...

Tres veces he intentado, sin éxito, localizarles, usando la prenda mágica que Aqua les dio. A fin de cuentas es algo que nos une y me debería unir a ellos, también. Cuatro, cuatro visiones fatídicas, cada una mostrándome el cruento final de alguno de mis ahora hermanos.

Five, six...

Cinco regresarán, de esos 6 que se fueron. 5 rostros difusos, perdidos en la niebla, nublados por mis lágrimas. 5 caminando por las espinas, amigos y hermanos esperándoles, amigas y hermanas llorándoles. 6 hermanos, amigos fieles, padres, amores platónicos que quizá no regresarán.

Seven, eight...

Los lamentos son inútiles, ahora sólo quedan las acciones y siete, siete miembros jurados al Feudo, que sufrieron con nosotros el terrible pasaje, bajo mi cargo, bajo MI CARGA. No soy un líder, nunca lo he sido, ¿qué estaba pensando? Clonk habría funcionado mucho mejor. 8 días han pasado y no regresan. La espera es larga, angustiante y, para mí, un mal augurio. Los caminos a Arcadia son largos y sinuosos, tormentosos y crueles, confío en el buen juicio de Eladio, aunque esté nublado por el pesar de perder a alguien de su familia. Alguna vez lo dijo, Fiammata y yo somos su familia, y no permitiría nada nos pasase... ¿y si yo fui quien lo permitió? ¿y si lo hubiese dejado seguir tratando de hacerla entrar en razón? Tal vez hubiese funcionado, aunque todas lo intentamos. Sus hermanas, sus amigas, estaba fuera de sí y lo sabíamos. Tal vez los regaños hubieran acelerado lo inevitable, tal vez su gélida voz la hiciera recapacitar, como pasó en el evento de Invierno.

Nine, ten...

Nueve noches sin dormir, seguidas. Una antes del ominoso día, las ocho siguientes. La noche anterior, dando vueltas en mi cama, con un calor insoportable, preocupada sin razón, mirando mi bola de cristal con recelo, el brillo girando dentro de ella... las siguientes siete, llorando, impotente, refugiándome en el dolor que nadie más puede ver. No les puedo decir a mis hermanas que no me siento capaz, no puedo hacerme menos frente a ellas. Para bien o para mal soy el pilar que reunió el Aquelarre, el pilar que dejó que Fiammata se fuera. Juré protegerlas y el costo de una no podían ser cuatro. Espero me entiendan... espero poder cargar con la culpa que me corroe al hacer que Sue la soltara. No podía perder a otra más y sabía, desde entonces, que Fiammata estaba perdida. Espero, sinceramente, que mi justificación me convenza.

Diez horas más que estaré de luto, no más. Me necesito, la Fortaleza de Cantera me necesita, no quiero que Eladio encuentre hecho trizas todo por lo que hemos trabajado. No más débil e inestable Malsonante, no es así como soy útil.


Eleven...

Su voz, gélida, calmada, se repite una y otra vez en mi cabeza: "Y si hubieras sido tú, Malsonante, ¿qué esperarías?" Respondí, sin dudar, que él iría por mí, que iría a buscarme. Porque yo haría lo mismo, como debí hacerlo por mi hermana.

Sacudo la cabeza y recupero la compostura, miro a mis niños con ternura y les digo, mi voz a punto de quebrarse.


¡Excellent, repeat again, from the top, sing a song, sing along!

Y mientras ellos cantan yo veo palabras formarse en mi mente... en colores brillantes, luego rojos, luego púrpuras y negros. Camino tranquila hacia el clóset de materiales y lo abro, dejando que la magia me envuelva:

Yo, Nina Allegretti, juro por mi nombre verdadero, que por obra del Fatum y bajo mi voz he de traer desgracia y mala fortuna a aquél que amenace el Feudo, que quien ose atacarnos sea sujeto de visiones que le avisen de su muerte segura y horrenda. Que el Fatum provea mi espíritu de la fuerza necesaria para ser, sin fallas, el artífice de lo predicho, y guíe al Feudo hacia las flaquezas de nuestro enemigo. Si faltase a mi promesa, que dicha mala fortuna caiga sobre mí, que visiones de muerte y destrucción me invadan, que mi psique no sobreviva al cambio de Estación, y esta es una promesa de por vida, lo que dure...

Mi propia voz retumba en mi cabeza, mientras los niños ven que la ratita corre y corre sin parar.

Tal vez debería buscar a Aqua... o a Yashem. Uh, si, a Yashem. Debo calmar las voces que hay en mi cabeza, tal vez él podría ayudarme... si, tal vez.

_________________
El patio de este reino es particular
Cuando llueve te oculta no es como los demás
Escóndanse, no los vayan a encontrar,
Y si los ven solitos los van a acompañar
Estirar, estirar
Que el demonio va a pasar...
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Dia en la Vida de...

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.