A través de la Ventana y lo que el pequeño Niño vio...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A través de la Ventana y lo que el pequeño Niño vio...

Mensaje  Le Blanc el Miér Jun 22, 2011 7:04 pm

Calles del Centro de Monterrey. En Domingo. En Día del Padre. Con mariachi. Maldito sea el mariachi. Permanezco inmóvil, espiándole a metros de distancia, esperando que no vuelva la mirada y que revele mis intenciones. Calles del Centro de Monterrey. En Domingo. En Día del Padre. ¿Habrá sido él alguna vez un padre? O lo desearía ser. Ustedes son como mi familia, Le Blanc, me diría Silvertongue, con aquel semblante de una madre distinguida por el porte y la templanza. Mi madre ficticia que busca reemplazar y ambos, comparados con quien en realidad fueron, quedan como impostores que portan pesados antifaces.

Recuerdo estos festejos con mi familia. Mi madre habría de vestirse como una sinvergüenza, el peso de la inmundicia en cada rincón y mi padre bañado en caras fragancias. Nunca fue un hombre de detalles, don René, más en aquellas ocasiones que buscaba contentarla, donde se requería ver atractivo. Alcohólico... esa palabra en particular usaba mi madre, siempre, para referirse a él. Por fin he comprendido la mirada que le dedicaba a mi padre, después de tantos años, ahora que el niño de antaño no es más, entiendo plenamente el temor con el que le miraba.

Y es que mis padres, vistos desde los ojos de aquel pequeño, siempre fueron la eterna pareja en conflicto. Desde las historias que los vecinos contaban de como se conocieron (pues al ser pequeña la cuadra se sabían esas cosas) hasta las cosas que se gritaban (ahora me doy cuenta) en la cocina y en la cama, y como la vecina siempre les veía con un expresión de asco. Si, asco, la Noche me ha hecho comprender ese sentimiento.

Sacudo la cabeza y miro nuevamente hacia la ventana... no Sebastián, lo que pasa es que tú te quedaste atrapado. Mi respiración se agita, concentrándome en cada movimiento que lleva a cabo. A través del reflejo, recuerdo mis propósitos. Tercer asecho, debo admitir. En un mes. En este mes. Bueno, la Primavera me ha alterado en más de un sentido, debo aceptar y aclarar. Conforme pasan las horas caigo obsesionado en el delirio y la fantasía se hace una conmigo....hasta que en realidad esta es tan cierta y mi pesadilla personal surge nuevamente de entre las cenizas. Recuerdo esta escena...claro que sí.

Estaba con Malsonante, su querida Malsonante. Los dos sentados en una enorme piedra, en el enorme jardín que ella cuidaba con devoción. Porque era lo único que cuidaba, lo único constante, el único lugar en el que estaban y que no deberíamos estar. Tomó las manos de Marité entre las suyas, ella triste. Recuerdo ver lágrimas en sus mejillas rosadas. Sus gruesas pestañas de colores se batían una y otra vez, señal inequívoca de que aún no terminaba de creer lo que acababa de presenciar. Sus manos temblorosas se escabulleron de las de su única amiga en Arcadia y poco a poco comenzaron a moverse, como el viento... no, no, como agua flotando.

Mi voz comenzó a tornarse frágil, apenas y un susurro carrasposo, como recordaba la voz de su madre en sus manos. La voz de Malsonante, ese tono estridente que aún recuerdo, se escuchaba enérgica, espesa como la de mi padre, pero molesta, con picos agudos. Comenzamos a discutir. De fondo se escuchaba el martilleo constante de la lluvia, como chocaba bruscamente contra las paredes mugrientas. El agua estancada ensucia mis cabellos y Malsonante ya no tiene más su hermoso maquillaje, sino el vulgar y pueblerino gusto de mi madre.

-
¡Qué hiciste, René, qué hiciste! - se escuchaba Malsonante, furiosa. Su hablar parecía volverse rápido e impaciente.
- ¿De qué hablas, cariño? - me escuchaba, por el contrario, cínico, más la voz se perdía en el susurro que moría en mi garganta.
-
¿Era necesario… imbécil? - comenzó a sollozar desesperadamente, sin consuelo...
-
Ese no es mi problema. El será tu carga y no la mía - los problemas de comunicación en la casa Meursault siempre fueron un tema de cada día... comencé a sonreír, mientras llevaba mis manos a mi rostro, después a mi boca... suspirando en satisfacción.

Poco a poco voy afianzando mi agarre sobre la ventana eternamente oxidada. Me falta la fuerza, aprieto los dientes en desesperación, tratando de sacar fuerza, de donde fuese. Le veo, aún sentada en el peñasco. Su boca en una mueca, tratando de contener la tristeza, la desesperanza, pero ella sabía que estaba haciendo lo correcto. ¿Lo estaba haciendo?

Su rostro se transforma mientras de su boca sale un llanto desesperado... se lanza a su lado. Cae con ella... tratan de aferrarse el uno al otro. No hay más. El fuerte aroma a vino tinto inunda el ambiente... poco a poco ceden y terminan en el césped. Inmóviles.

Abro los ojos y mis manos son sujetadas por Malsonante, mi piel es blanquecina más refleja su calidez en dulces rosas. Lágrimas corren sobre sus mejillas, el maquillaje se limpia con la en una mueca llena de dolor. Aprieta mi mano con las fuerzas que le quedan, un susurro, ya en mi propia voz, inunda el ambiente:

-
Pero si era lo correcto... ¿verdad? -

Le abraza, posiciona su rostro sollozante en su pecho mecánico. Tic, toc, escucho. Tic toc... se duerme. Yo observo.

Sacudo la cabeza y miro nuevamente hacia la ventana... no Sebastián, lo que pasa es que tú te quedaste atrapado. Mi respiración se agita, concentrándome en cada movimiento que lleva a cabo. A través del reflejo, recuerdo mis propósitos. Tercer asecho, debo admitir. En un mes. En este mes. Miro hacia la ventana y le veo acercarse. Despavorido y conteniendo la respiración violentamente, suelto mi agarre de la ventana para evitar el que sepa que le he estado espiando. Me busca. Trato de aligerar el peso de mis pasos mientras pongo mi mejor sonrisa.

El muñeco roto y su rostro vacío, que emula los restos de lo que alguna vez fue un muchacho alegre.
avatar
Le Blanc

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 05/01/2011
Edad : 89
Localización : Las Calles del Centro

Volver arriba Ir abajo

Re: A través de la Ventana y lo que el pequeño Niño vio...

Mensaje  Rendell el Jue Jun 23, 2011 1:28 pm

Que bueno que esta volviendo la inspiracion ya se extrañaban estas historias
avatar
Rendell

Mensajes : 136
Fecha de inscripción : 31/01/2011
Edad : 41
Localización : La Independencia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.