Sobre la corte de otoño

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sobre la corte de otoño

Mensaje  Flasker el Vie Ene 07, 2011 12:16 am

Las Hadas nos dieron las armas para luchar contra ellas cuando nos arrebataron nuestras vidas. Simplemente no lo saben. Mira, creen que nuestras memorias nos fallan cuando escapamos a la Tierra. En su mayor parte, tienen razón. Pero yo recuerdo algo de lo que vi allí. Mucho de lo que recuerdo…, no me malinterpretes, aquello era el Infierno. Pero incluso el Infierno tiene sus milagros.
Entre las cosas que no quiero ver de nuevo están las pequeñas maravillas. Dejar una hoja en el suelo y que ascienda hacia el árbol. Comida apareciendo en una mesa. Senderos desviándose hacia el interiorunos de otros de forma que nunca encontras la como salir. – bien, ésa es la ventaja y la desventaja. Lo odiaba, y aún lo odio, pero amo la magia. Mírate. Tienes la misma luz en los ojos que yo tenía cuando me di cuenta de que había robado de Faerie tanto como ellos habían robado de mí.

La maldición es un regalo. Ningún miembro de la Corte del Otoño se alegra de su abducción y esclavización. Pero ya que fueron secuestrados, que fueron cambiados y que no hay vuelta atrás, bien pueden aprovecharse de esos cambios. Ellos saben que el graymare de las Hadas no tiene por qué ser terroríficamente hermoso y gloriosamente torturador. Puede ser simplemente maravilloso. Aunque todos los changelings usan magia, el Espejo Empañado camina en el cortante filo del Fatum.

Ariel Arcilla fundó la Corte del Miedo. Tenía manos naturales antes de ser secuestrada, pero cuando volvió eran artificiales. Solo arcilla blanda, tenía que tener cuidado de no dañarlas. Ariel lo tomó como una lección, y sus juguetes y armas de arcilla se hicieron bien conocidos. Nadie vivo hoy día sabe qué influencia ejerció Ariel sobre la estación del Otoño, pero las leyendas mantienen que fue sin más armas que una sonrisa irónica. Gobernó como la primera Reina del Otoño por muchos años tras forjar el pacto de su Corte.

La Corte del Otoño sobrevive volviendo las armas de las Hadas contra ellas mismas. Estas armas son los pactos y Contratos hechos entre Faerie y los diversos aspectos de la Tierra. Muchos miembros de la Corte también justifican sus experiencias como esclavos trayendo magia a la tierra. Es la oportunidad para enriquecer su mundo con sobrecogedoras maravillas, y ya han pagado el monstruoso precio. Los cortesanos del Otoño son los más dados a buscar pasos y otros lugares de poder, porque es allí donde hay más que aprender. Cada Contrato es otra espada que empuñar, otro escudo entre ellos y las Hadas, y otro arco-iris lanzando por lo que de otra forma sería una lluvia solitaria.

Esta Corte fomenta soluciones sutiles para los problemas que encara la sociedad feérica. Ariel Arcilla no cargó para luchar con la estación por su pacto, y los miembros de la Corte del Otoño raramente intentan enfrentarse a sus enemigos cara a cara y puño contra puño. Uno puede preferir mucho antes llevar a un enemigo a una trampa o engañar a un oponente para atacar al objetivo equivocado – un mínimo de fuerza para el máximo resultado. Hasta cierto punto, se trata sólo de eficiencia. Permite al changeling gastar el mínimo esfuerzo posible y volver a otras cosas. Pero también es sentido común, afilado por el miedo: cuando estás luchando con las armas de tus enemigos y no sabes exactamente cómo funcionan, las usas lo menos posible.

Así pues, la Corte localiza e investiga cualquier fuente potencial de conocimiento sobre el Fatum. Un miembro de esta Corte está más inclinado que la mayoría a preguntar a otros changelings sobre lo que recuerdan de Faerie. Cuando esto falla, registran sus propias memorias en busca de nuevas revelaciones, a veces recurriendo al hipnotismo o al pentotal sódico. Los cortesanos del Otoño también viajan más que la mayoría de los changelings, ecplorando lugares de significancia feérica. Cualquier pequeña cosa ayuda.

Los miembros de la Corte del Otoño a menudo exploran el Seto, buscando un atisbo de la maravilla de Arcadia. Otros exploran los límites de pactos conocidos y sus interacciones con los demás – algunos toman un aproximamiento muy científico a tales cosas, mientras otros se niegan a explicar la magia con la razón. Los cortesanos Pálidos más atrevidos intentan crear nuevos pactos, expandiendo la amplitud de la magia changeling y desarrollando Contratos que las Hadas no podrían entender. (La afirmación ocasional de que todos los fundadores de Corte habrían sido miembros de la Corte del Otoño es siempre tomada a broma).

No toda fuente de poder que los Perdidos tratan de utilizar es Fatum. Hay más sobrenaturales que las Hadas, y la Corte del Otoño lo sabe mejor que la mayoría. Sus miembros exploran – cuidadosamente, cautelosamente, con gran (y muy razonable) reserva – los mundos de los hombres-lobo, magos y otras criaturas sobrenaturales. Uno nunca sabe donde podría encontrar un aliado. O una nueva arma.
Cortesanos

Cada miembro de la Corte Pálida tiene una pequeña voz que echa de menos la mágica Arcadia y desea volver desesperadamente. Quizás esa voz fuese colocada por las Hadas, quizás es natural, pero está ahí de todas formas. Esta es sólo una de las muchas razones por las que un changeling podría unirse a la Corte del Otoño, y normalmente no la más importante. Muchos changelings simplemente quieren herir a sus captores y ven sus habilidades mágicas como el mejor modo de hacerlo. Otros se enamoran de la ironía de combatir a las Hadas con la magia de Faerie.

Los mejores posibles miembros de la Corte son creativos e inquisitivos, pero en el fondo, también están enamorados de la magia. Hay formas creativas de hacer la guerra sin magia, y hay preguntas que uno puede responder y sólo conciernen a temas mundanos. Los changelings se unen a esta Corte porque quieren cambiar el mundo indirectamente, empujando a través de dimensiones de confianza y poesía que la mayoría de la gente ignora. Finalmente todos se enfrentan al conflicto de rodearse con aquello con lo que lucharon tanto para poder escapar, aunque suele requerir algo de tiempo.

Los cortesanos del Otoño buscan soluciones alternativas para superar sus obstáculos. Un miembro preferiría hacer un barrido a las piernas del oponente antes que empujarle, y atraerle a un parche de hielo es más atractivo que ambas. Uno podría extender un rumor para hacer salir a las Hadas en lugar de colocar un cebo real para atraerlas. De cualquier forma, los changelings atraídos por esta Corte generalmente no se inclinan por el camino más directo. A menos, claro está, que sea el mejor.

Aunque todos los miembros de la Corte se implican en la magia, muchos se especializan en ciertos campos y expanden su dominio de otras disciplinas. Incluso aquellos que relegan el estudio de la magia a un segundo plano aplican el método de resolución de problemas de la Corte del Otoño al resto de sus vidas. El hombre de negocios que subcontrató antes de que subcontratar se convirtiese en algo “guay”, el científico que da una oportunidad a las teorías extravagantes o el profesor que cuidadosamente esquiva la ira del director son todos personas que podrían unirse a la Corte del Otoño.

La mayoría de las Cortes del Otoño exigen al miembro potencial que comparta con ellos algún secreto sobre el Fatum que aún desconozcan. Secretos aceptables suelen ser simplemente nebulosos chismes que los changelings recuerden de su estancia en Faerie. Algunas hadas se inventan tales cosas, pero un secreto que no resulta convincente es rápidamente eliminado. Por otro lado, la habilidad para falsificar cuentos de magia Feérica y engañar a los demás es una creatividad valiosa, y podría ser respetada. Otros changelings muestran Contratos comúnmente desconocidos en el área o por la Corte.

Pero la magia tiene un precio. Los changelings que la practican despreocupadamente se encuentran alejados de la Tierra de nuevo. Y lo que es peor, algunos no son conscientes de cuánta de su humanidad están abandonando por su greymare. Los sabios entre ellos aceptan el precio que no pueden evitar, y la Corte sirve para ayudar a los Perdidos sin esa fuerza. A otros simplemente no les preocupan o no piensan en ello, regocijándose en la magia por la magia y condenándose a (o ignorando) las consecuencias.
Rituales

Los rituales de la Corte del Otoño no son tan coloridos o extravagantes como los de otras Cortes. La Feria anual del Otoño es común en muchas regiones. Cada año, los miembros de la Corte e invitados apreciados de otras Cortes se reúnen para mostrar sus descubrimientos en el reino de lo sobrenatural. Los changelings muestran sus avanzadas aptitudes con Contratos bien conocidos, exponen nuevas prendas y comparten sus pactos únicos (si los tienen). Hay una completa agenda de conferencias sobre todo tipo de temas mágicos. La Feria del Otoño es también una oportunidad no oficial para intercambiar herramientas mágicas y servicios.

Muchas Cortes del Otoño patrocinan una caza, llamada la Caza de las Hojas, la Carrera de las Cenizas y por otros apelativos. Se trata de una caza letal que da la bienvenida a cualquier changeling interesado, en la que las hadas cabalgan (o corren, o conducen) y matan a sus enemigos. Encabezando la lista están las Hadas Verdaderas, pero la caza también tiene como blanco changelings lealistas, restos de cosas oníricas y a veces simulacros. La Corte carga con los gastos y el esfuerzo, organizando las armas o encubrimientos a la sociedad humana que sean necesarios. Todo lo que las otras Cortes deben aportar son cuerpos cálidos y dispuestos. Por supuesto, la Corte del Otoño el la primera en reclamar las recompensas, especialmente las mágicas, de la caza.

La caza obtiene la mayoría de sus participantes de los miembros de las Cortes del Otoño y el Verano, pero una buena cantidad de otros changelings (incluyendo Sin Corte) siempre participa. Sean cuales sean sus razones, la mayoría disfrutan la oportunidad de hacer huir aterrado al enemigo, aunque sólo sea por una o dos noches.

Algunas Cortes imitan al enfoque de la comunidad científica hacia la magia en un mayor grado. Financian conferencias por parte de miembros de otras Cortes del Otoño, organizando el viaje y la estancia y ocasionalmente proporcionando honorarios. Algunas también publican revistas que contienen las monografías de sus miembros. Tales trabajos está en el ámbito de las revistas alternativas (y son tomados como tal por los mortales que dan con uno).

Heráldica
El Espejo Empañado es indirecto en su simbolismo. Los colores de la Corte son los del Otoño: el rojo, amarillo y naranja de las hojas agonizantes, mezclados con el gris de un cielo nublado o el marrón de un árbol desnudo. Símbolos comúnmente utilizados por la Corte del Otoño incluyen hojas caídas y ramas, hierba marchita, gotas de lluvia cayendo, rayos, humo alzándose, haces de trigo, celemines de fruta cosechada, un búho, un cuervo, un zorro, un pez globo, una serpiente, una araña, una cama, un coche antiguo, un monóculo, un catalejo o un microscopio, un libro, una varita de serbal y una vela consumiéndose, entre otras cosas.

Manto
El Manto de la Corte del Otoño es más evidentemente mágico que el resto. Tiene matices místicos – destellos de luz, caracteres ocultistas, tonos musicales extraños y otros indicadores – además de la usual naturaleza estacional. Con un manto de • a •••, el semblante de un personaje muestra la ocasional hoja muerta en el viento (más aún en lo más álgido de la estación), velas encendidas o las parras del tiempo de la cosecha. Con un manto de ••••+, el semblante las muestra con más frecuencia y ocasionalmente parece matar a las plantas cercanas con escarcha, o al menos las hace marchitarse. La gente que puede percibir el semblante también siente frescor ocasional, por lo general no asociado con la temperatura.
Los miembros de la Corte Pálida tienen una afinidad por la magia de las hadas. Un manto de • le da al personaje una bonificación de dos dados adicionales en la activación de cualquier Contrato que use Ocultismo. A medida que el personaje se vincula con más fuerza a la Corte, desarrolla una afinidad por las Hadas. Con un manto de •••, añade un dado a las tiradas de Empatía e Investigación relacionadas con las Hadas Verdaderas o Faerie. Los mayores miembros de la Corte se benefician de un conocimiento instintivo de la magia. Con un manto de •••••, pueden volver a tirar cualquier tirada fallida de Ocultismo relacionada con la magia (pero no activar un poder, como Contrato o un compromiso). Los resultados de la segunda tirada se mantienen.

Miedo
Los miembros de la Corte del Otoño tratan con el miedo a dos niveles básicos. Evocan la emoción en otros y exploran sus propios miedos. Cultivar el miedo en comunidades es fácil, aunque no siempre deseable, moral o seguro. Un changeling puede lanzar en el vecindario el rumor del delincuente sexual que se ha mudado a las cercanías, pero si el rumor conduce de vuelta a él (suponiendo que sea falso) habrá consecuencias. Del mismo modo, uno puede rebajar la aparente seguridad de la gente que vive en el área representando atracos o llamando a la policía con mentiras sobre tráfico de drogas o tiroteos. Esto también puede volverse en su contra, dado que estas “profecías” tienden a cumplirse. La Guerra Fría fue una buena época para la
Corte del Otoño, ya que la amenaza de una guerra nuclear cobró mucha importancia, y algunos apuntan con escepticismo que el miedo siempre será un buen negocio para la sociedad humana, así como para el Espejo Empañado.

Los niños son una valorada fuente de miedo para los cortesanos del Otoño. Los niños son menos escépticos que los adultos y emocionalmente más puros, así que muchos miembros de la Corte perfeccionan la habilidad de contar historias de miedo o de organizar representaciones terroríficas. Difundir leyendas locales sobre “esa casa” o “el viejo Withers” es común. Algunos crean el patio donde los niños nunca se aventuran a coger una pelota perdida. Crear casas encantadas verdaderamente terroríficas en Halloween es una tradición que pocos dejan de lado.

En la superficie, los miembros de la Corte saben por qué están asustados. Su período de servidumbre forzada en Faerie aún les aterroriza. Lo importante es cómo se relacionan con ese miedo. Un cortesano Pálido trata de ser conscientes de sus miedos, ya sea un momento aterrador (un accidente de coche inminente) o un terror permanente (los Otros, naturalmente, pero también cosas más mundanas como arañas o perder una posición honorable).
El conocimiento de la emoción y del propio hada es la clave; los miembros de la Corte del Miedo ponen poco empeño en conquistar sus miedos, lo cual consideran una meta inútil, y más en aprender como usar esos miedos. Intentan sabiamente excusarse de proyectos en los que estarían demasiado nerviosos y serían inútiles, y examinan cuando trabajar con su miedo para sobrepasar sus límites normales.

Los miembros de esta Corte también son conocidos también por su capacidad para entender los miedos de los demás, y su aptitud para esgrimir ese conocimiento con gran eficacia.

[Fuente; http://dreamers.com/bibliofeerica/changeling-los-perdidos/cortes/ ]
avatar
Flasker

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 06/01/2011
Localización : Un departamento barato y sucio

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.