Historias de trueques y tratos entre criaturas fantásticas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historias de trueques y tratos entre criaturas fantásticas.

Mensaje  Yashem el Jue Mar 03, 2011 11:38 pm

Sabes Amigo, el Mercado Invernal fue un mejor evento de lo que esperaba.

Pude llevar algunos de estos pequeños triques que hago con alambres y cuentas de madera. Tu sabes, no siempre puedo estar haciendo números, ni contactando gente. Ya ves que la bolsa de valores no opera los domingos, y a veces el clima no coopera para ponerme a trabajar en el Mustang. Ya le he cambiado algunas piezas, y creo que no me falta mucho para poderlo hechar a andar de nuevo. Ya lo hice caminar una vez, pero eso fue obra de algunos trucos del Fatum. Si quiero que funcione de verdad, tengo que repararlo de verdad.

Es cierto. Me estoy desviando del tema. El punto es que esos juguetitos de alambre los he hecho para entretenerme en los pocos momentos que no encuentro que hacer. Las manos en movimiento, como las conversaciones, te evitan pensar demasiado en lo que no debes. No fue la gran cosa lo que ofrecí. Había algunos puestos con mercancias increibles. Digo, yo no vendí nada tan sofisticado como las lágrimas sinceras de una viuda, una máscara plateada, o una poción mágica. Figurate, hasta vendían películas pirata. Asi es, tuvimos un trazgo pirata.

Vendí algunas figurillas por un poco de emoción humana. Debo de admitir que me agrada mucho la sensación enervante del sentimiento ageno. ¿Será esto lo que sienten Ellos cuando vienen a nuestro mundo? Le he escuchado a los que saben, que Ellos no conocen el sentimiento ageno; que solo pueden sentir sus propias emociones, y no conocen nada que no les ligue por medio de algun contrato. Ellos no podrían entendernos, asi como nosotros no podemos entenderles.

En fin, no puedo quejarme. Pude obtener más de lo que había pensado. Una lata con los susurros del primer amor... algo que se le niega a un hombre con mis años. También una máscara con poderes de protección. Al parecer un perdido llamado Romeo las vendía. No pude comerciar directamente con él, pues tuve un intermediaro interesante; un intermediario en penumbras. Un enemigo.

No te preocupes. No nos molestará en algún tiempo. Los guerreros del feudo lo han expulsado. Estoy seguro que volverá, y para entonces estaré preparado. La máscara que tengo fue alguna vez suya, y tal vez me ayude a ver un poco más sobre él. Te soy sincero, aún no me atrevo a intentarlo. Pronto...

De un visitante también oscuro obtuve una extraña promesa, un poco de suerte en los negocios a cambio del símbolo del dragón. Es un dragón chino, símbolo de la fortuna y la buena suerte. Mencionar al dragón parece ser tabú entre algunos del feudo, y me temo haber herido sensibilidades. Sin embargo, aquel "Caballero" se lo ha llevado.

Al recien llegado Axel vendí el ave en equilibrio, a cambio de tener más luz sobre nuestros enemigos. Antes de la siguiente luna lo espero.

¿Que porqué confio en estos recien llegados y no en la Sombra? No me malentiendas, no confio del todo en ellos. Sin embargo, pienso darles una oportunidad de probarse a si mismos. ¿Porqué no con Sombra? Podría decirse que lo intenté, mas sus palabras fueron muy hostiles. Verás, he aprendido a confiar más en mi instinto; llamalo locuras de un chiflado, o destellos de futuro en un Deja Vú. Simplemente, no me da buena impresión.

Compré también otros detallitos, como la poción mágica de Flasker, que promete una noche de euforia. La guardaré para la primera noche de primavera. ¿Creerás que he jurado a la Corte Esmeralda, y aún no la he visto en su apogeo? Vale la pena una ocasión tan especial.

Hice algunos tratos interesantes más, como con la Mariposa Blanca. Esa salió de mis recuerdos de juventud, cuando el amor era algo nuevo. Lo cambié a Marité por un beso, que me dió con gusto. A veces me parece una locura lo súbito de nuestra relación. Resulta tan apropiada la Mariposa Blanca, pues un recuerdo muy similar me evoca Marité; a fin de cuentas, parece amor de niños. Una Mariposa Blanca a cambio de otra.

Algunas figurillas símplemente las regalé. Como el caso de la Lagartija. Seguro Flasker encontrará un símbolo más profundo en ella que yo. En momentos de necesidad, y de duda, es bueno tener un amigo cerca.

Curiosamente, no fuí el único en hacer regalos. Aqua me obsequió la manta mágica que otorga descanso rápido. Era uno de los artilugios de Posh, pero ya lo había vendido. Puedo decir sinceramente que es de los mejores regalos que me hayan hecho. Mientras menos tiempo tenga que dormir, menos tendré que soñar. En agradecimiento, le regalé a Aqua un pequeño cisne, que seguramente se verá gracioso flotando en su mano.

Ya se, ya se. No he usado el manto aún. Como sabrás, cambié mi cansancio por el susurro de amor; asi que tendré que descansar de verdad para honrar el trato. Creo que por algo así vale la pena sufrir en sueños, ¿no crees? Esta noche usaré los místicos poderes de la manta, para dormir en un parpadeo y continuar con esa pila enorme de papeles que tengo al fondo del escritorio. Vaya que me costó trabajo mantener el sueño verdadero anoche.

¿Cómo? No, lo siento. No te puedo contar. La pesadilla que tuve hoy es privada. Ya he pagado con un sueño que estes aquí, que hayas salido del huevo.

Para nada. Un sueño es valioso, pero también es valiosa la buena compañía. Es bueno tener a alguien con quien hablar en las noches de invierno, mi Amigo Monstruo. Duerme, yo aún tengo cosas que hacer.


_______________

Un pequeño tema para quienes quieren hablar de sus más recientes adquisiciones en el Mercado Invernal. Sé que hay muchos tratos secretos por ahi (y yo mismo he omitido algunos), pero siempre es interesante presumir el botin.


Última edición por Yashem el Vie Mar 04, 2011 1:30 pm, editado 1 vez
avatar
Yashem

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 05/01/2011
Edad : 66
Localización : Les Beaux Revês.

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de trueques y tratos entre criaturas fantásticas.

Mensaje  Marité Malsonante el Vie Mar 04, 2011 9:10 am

Cuelgo antes de que alguien conteste y dejo mi teléfono sobre la mesita de noche que hace las veces de buró. Por un momento medito las consecuencias que pudiese haber tenido esa llamada y suspiro, mirando las fotografías que dejé sobre la superficie vieja y gastada. Una de Fiammata, esa que nos llevamos todos los jueves al café, que me deja pensando si mi felicidad temporal hará que pierda mi cordura recién abrazada, lo cual me lleva a la fotografía con Yashem, una de esas no atrevidas, por supuesto. Y es reconfortante como al rodearme él con sus brazos y sujetar mis manos entre las suyas se nota, aún en la fotografía, como emana de mí un aura de tranquilidad.

Me quedo sonriendo y mi mirada pasa a una de las adquisiciones del Mercado Invernal... el Mercado Invernal, que en términos del Mercado como tal, fue todo un éxito. Se recaudó una cantidad considerable de Glamour para el Feudo, cada perdido obtuvo lo que buscaba y los comerciantes se fueron con las manos llenas de lo que sea hubiesen buscado, pues vi varios compradores satisfechos con los trueques que se hicieron, y aunque yo no tuve oportunidad de comprar muchas cosas, me siento complacida de que el resto del Feudo haya tenido un momento de respiro ante todo lo sucedido durante el frío y cruel Invierno.

Ahora, por mi parte... la mariposa blanca descansa frágilmente sobre el marco de la fotografía con Yashem, quien me la vendió. Recuerdo que Big Feet intentaba arduamente venderme algo de la tienda pero al verle impedido para explicarme qué hacía cada una de las mercancías, decidí volver después y le encontré a él. Le sonreí y le pregunté qué tendría para mí y fue cuando me ofreció la mariposa... no entiendo su significado y tal vez me gustaría preguntárselo algún día pero, tomando en cuenta lo que soy y lo que hago, cuadra. Embona perfectamente con lo que soy y en lo que me he convertido. Una pequeña mariposa con las alas sujetas débilmente por finos alfileres, que decidió sólo soltarlas de vez en cuando, si la ocasión lo amerita. Y el precio... el precio fue lo mejor. Accedí a pagarlo, con gusto, y lo pagaría mil veces más de ser necesario.

Me encuentro sonriendo fugazmente justo antes de llegar a la loción que le compré a Ray... es muy curioso que los términos de la compra son un tanto... confusos. Por algún motivo extraño recuerdo haberle comentado que me vi conmigo misma, ayudé a Eladio y le disparé a Flasker. Supongo me quiso cobrar en secretos de alguien más, no lo sé... me dijo, en un tono conspirador, que unas gotas de esa loción me traerían la plácida calma de los enamorados, lo cual me pareció inexplicablemente atractivo, y después de usarla me siento tan... llena de... algo. Es como si el combustible mágico que corre por mis venas se hubiese rellenado súbitamente y me encuentre más... contenta. Si, contenta.

Hmmm, tal vez si deba llamarle a alguien, aunque no sea para compartir lo sucedido con la loción. Tal vez sea mejor idea simplemente pasar el día con alguien que también necesite estar contento, tranquilo y satisfecho... tomo mi teléfono y marco un número diferente esta vez. Espero, paciente y cuando recibo respuesta, el tono de mi voz se convierte en ese de la adolescente ilusionada con el primer amor:

- Hola... te extraño... -

_________________
El patio de este reino es particular
Cuando llueve te oculta no es como los demás
Escóndanse, no los vayan a encontrar,
Y si los ven solitos los van a acompañar
Estirar, estirar
Que el demonio va a pasar...
avatar
Marité Malsonante

Mensajes : 155
Fecha de inscripción : 03/01/2011
Localización : En algún lugar cerca del Seto...

http://seasonballroom.foroweb.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.